Nuevas prioridades en los espacios de vivienda, una de las enseñanzas del covid-19.

Actualmente el covid-19 es el eje entorno al cual giran la mayoría de decisiones políticas, económicas y sociales del mundo. Y no es para menos, este virus avanza a pasos agigantados y nosotros debemos actuar mucho más rápido que él. Por ejemplo en Colombia, el gobierno decretó el toque de queda nacional; la medida ordena entre otras cosas el cierre fronterizo y el aislamiento social de los colombianos, de tal forma que las personas tendrán que permanecer confinadas en sus viviendas durante tres semanas y salir a la calle únicamente por alimentos, visitas al médico o por trabajo cuando se trata de personas que desempeñen labores específicas establecidas por el Ministerio de Salud.


Con lo anterior se pretende frenar la expansión del virus en el territorio nacional, pues a la fecha (marzo 25 de 2020) la pandemia ha cobrado la vida de tres personas y hay más de 370 casos positivos en el país, y según el Ministerio de Salud, si no se toman las medidas pertinentes el número de contagios puede llegar a una cifra que ronda los cuatro millones de víctimas.


La orden de distanciamiento social ha generado toda clase de controversias, pues aunque sabemos que es la medida más eficiente para mitigar el colapso del sistema de salud, todos tenemos una vida social y laboral que en la mayoría de los casos transcurre por fuera de nuestras casas. Esta situación me llevó a imaginar mi cotidianidad dentro de mi apartamento durante los siguientes 20 días… quizás meses, porque siendo realistas esto podría durar más de lo previsto. Usualmente, de lunes a viernes llego a mi casa a cenar y descansar, los fines de semana permanezca un poco más. Sin embargo, las circunstancias en las que nos sumerge esta pandemia me obligarán a cocinar dos comidas más cada día de la semana, así como trabajar y hacer ejercicio… todo en 75m², porque incluso los gimnasios de la ciudad cerrarán sus puertas durante la cuarentena.


Teniendo en cuenta una publicación de la revista Dinero; la mayoría de los colombianos en las principales ciudades del país, preferimos habitar en apartamentos y no en casas, esto se debe a aspectos como: costos, seguridad, zonas sociales, etc. No obstante, los altos precios por metro cuadrado es la limitante más frecuente a la hora de comprar e incluso rentar un apartamento en Colombia, donde generalmente los salarios son bajos.


Pero no es suficiente hablar de la cantidad de metros, sino también de diseño, a mayor diseño mayor es el valor de un inmueble. En palabras claras: a mayor dignidad mayor es el costo.
Actualmente encontramos microapartamentos, espacios construidos en áreas que no superan los 25m², ubicados en los lugares más centrales de la ciudad y que por lo general son alquilados por estudiantes y/o profesionales solteros, que restan importancia al área habitacional porque perciben la vivienda como lugar de tránsito, lo cual quiere decir que sólo van al lugar que residen a descansar y a cocinar una o máximo dos comidas por día, como yo.


La tendencia de los microapartamentos no es asunto nuevo, pues una reciente publicación de la BBC evidencia su creciente demanda en América Latina. Sin embargo, considero que dicha tendencia se verá afectada después de que el mundo supere el covid-19, pues aunque se trata de una eventualidad, esta emergencia sanitaria hará que las personas sean más conscientes de la necesidad de habitar espacios cómodos y dignos.


Después del Coronavirus, las dinámicas sociales y culturales cambiarán, las empresas adoptarán con mayor frecuencia el teletrabajo y mejorarán esta modalidad para afrontar de mejor manera una futura coyuntura, lo cual permitirá que sus colaboradores trabajen desde el lugar en que se encuentren, de esta manera las personas estarán motivadas a habitar espacios mejor diseñados, aportarán mayor importancia a la ventilación e iluminación natural. Los apartamentos ubicados en sectores poco transitados que permitan mayor concentración en las labores y que garanticen un ambiente óptimo para tomar siestas reparadoras serán los más atractivos del mercado.


El cambio climático nos ha hecho testigos de cambios inesperados en las temperaturas, especialmente en ciudades como Bogotá, cuyo clima solía ser más frío, pero en la actualidad el termómetro ha marcado niveles máximos de calor, por ello la posición del Sol será otro aspecto relevante a la hora de elegir un apartamento, pues la temperatura juega un papel elemental en la conducta de las personas. Por tal razón, los residentes evitarán aquellos inmuebles a los cuales el sol les llega directamente en horas de la tarde.


Por último, esta pandemia llegó para dejarnos enseñanzas y nuevas formas de interacción y convivencia, la cultura del autocuidado y el cuidado a los demás son elementales para ganar esta batalla y se convertirá en una constante de ahora en adelante, lo cual nos llevará a elegir espacios incluyentes y amplios, en los cuales podamos realizar nuestras actividades sin sentirnos enclaustrados y permitan convivir con los nuestros en optimas condiciones.

Un comentario en “Nuevas prioridades en los espacios de vivienda, una de las enseñanzas del covid-19.

  1. Este artículo nos deja al descubierto que como individuos debemos de dar más importancia al momento de elegir nuestros espacios habitacionales, pues es una verdad que al día de hoy estos son mínimos y al día de vivir este tipo de eventos nuestros hogares se hacen muy pequeños y podemos llegar a colapsar en estados de stress que no ayudan en dichas situaciónes.

    Me gusta

Responder a Eider fernando Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s