Descanso; tu cama más allá de lo estético

Las dinámicas sociales de la vida moderna exigen una constante capacidad de adaptación por parte de los seres humanos, procesos de aprendizaje continuo e infinidad de retos que ponen a prueba la concentración, atención y en general todas las funciones cognitivas, las cuales dependen en gran parte a la calidad y periodo de sueño. El tiempo que debemos dormir ha sido materia de investigación a través de los años, y aunque en la actualidad se habla de una regla general que recomienda entre 7 y 8 horas diarias, la National Sleep Fundation, establece que la cantidad de horas de descanso es relativa a la edad de cada persona.

Según un estudio de la Asociación Colombiana de Medicina del Sueño, publicado por RCN Radio, 4 de cada 10 colombianos sufre de insomnio y 2 de cada 10 toman algún tipo de medicamento para conciliar el sueño. Ese mismo estudio reveló que los ronquidos, las patadas y las pausas respiratorias son las alteraciones más comunes en la población nacional.

Dormir poco genera a corto y largo plazo problemas serios de salud:  tolerancia a la glucosa ocasionando diabetes y sobrepeso, aumenta el riesgo de las patologías cardiovasculares, disminuye hasta en un 40% la capacidad del cebero para adquirir nuevos conocimientos, debilita el sistema inmune, estimula el envejecimiento precoz, hiperalgesia y problemas gastrointestinales.

Trabajar en proyectos de diseño y decoración de habitaciones tanto para emprendimientos del sector turístico como para cliente final, ha despertado mi interés por los estudios y cifras relacionados a las patologías del sueño y a seguir de cerca los avances en el desarrollo de colchones y ropa de cama que favorecen el descanso. Si bien está, muchos de los trastornos de sueño están relacionados con la edad, la ansiedad, el estrés, la falta de actividad física y malos hábitos alimenticios; una cama confortable podría contribuir de manera significativa al mejoramiento de esta realidad que impacta directamente a la salud pública.

Actualmente existen avances importantes en la tecnología del descanso, las cuales se adaptan a las necesidades explícitas de cada usuario, en este caso me centraré en el confort. Mi recomendación es elegir un colchón que esté constituido por sistema de resortes individuales, esto proporciona independencia en la amortiguación del peso del cuerpo. Existen algunos desarrollos que aportan mayor firmeza a la zona del colchón que coincide con el tronco y la cadera, ya que son las áreas donde se concentra el 50% de nuestro peso cuando estamos en posición de descanso.

Después de los resortes vienen las capas de espuma, lo recomendable es la espuma viscoelástica o memory foam, la cual absorbe el peso y tiene baja densidad. Algunas de estas espumas son hechas de látex y otras que son hechas en fibras exóticas como el bambú e incluso en crin de caballo, cada alternativa se elige dependiendo las necesidades del cliente o los estándares de calidad de las empresas hoteleras. En cuanto a la cubierta, los textiles de tercera generación son un plus en la industria colchonera, ya que algunos de ellos, además de regular la temperatura del cuerpo, lo cual es ideal para climas cálidos y para personas cuyo calor corporal aumenta durante el sueño, también tienen tratamiento áloe vera y antienvejecimiento.

Hablemos de la ropa de cama, para empezar, es esencial contar con un forro de colchón, este lo protegerá y contribuirá a preservar la vida útil de nuestra inversión; no obstante, se debe procurar que este sea lavable, que no acalore, preferiblemente de algodón orgánico 100% y que contenga barrera física contra ácaros. Por experiencia recomiendo el protector de colchón Teflón de la marca Mano de Oso.

Para hablar de sábanas recurrí a la asesoría de Eleana Tocora, directora de compras del departamento hogar de una reconocida empresa caleña, quien desde su experiencia con clientes del sector turístico, nos contó que los hoteles de 3 estrellas usan sábanas 100% algodón de mínimo 140 hilos y los hoteles de 5 estrellas en adelante usan sabanas 100% algodón de mínimo 300 hilos.

El duvet es lo primero que vemos en una cama de hotel o que ven nuestros clientes finales al entregar un proyecto de diseño y decoración de sus habitaciones; anteriormente el relleno de este producto era en plumas de ganso y gracias a los avances industriales hoy en día ha sido sustituido por fibras sintéticas amigables con el medio ambiente.  De acuerdo con Jorge Gómez, especialista del descanso de Canvas Home, los benéficos del Duvet son varios: proporcionan el abrigo suficiente, son livianos, estéticos e imprimen apariencia de confort a la cama.

En cuanto a almohadas, mi recomendación para quienes tienen un emprendimiento en el sector turístico es tener un portafolio de estos artículos, esto les permitirá suplir las necesidades de todo tipo de huésped. Para proyectos individuales indiscutiblemente las almohadas de látex son la mejor alternativa, de acuerdo con Marcela Montes, directora de mercadeo de Mano de Oso, estas almohadas poseen múltiples beneficios, además de tener mayor vida útil que las almohadas convencionales, el látex se adapta a la forma de la cabeza y cuello, proporciona mayor firmeza al apoyo y permiten una óptima circulación del aire que impide su calentamiento.

La industria del descanso ofrece gran cantidad de soluciones que pueden mitigar el surgimiento de trastornos del sueño. Los hábitos saludables y conocer los productos de esta industria que se adapten a nuestras necesidades favorecerá considerablemente nuestra salud y estilo de vida.

Te puede interesar. Bebidas energizantes: consumo que crece sin regulación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s