Prevenir el aislamiento y la soledad desde el diseño y la decoración.

Durante muchos años creímos que la soledad atacaba con mayor frecuencia a la población de adultos mayores; diferentes estudios coinciden en que la falta de interacción con amigos, el deterioro cognitivo, problemas de salud y la viudez, son las principales causas que generan tal efecto. No obstante, en la actualidad existen evidencias de que los jóvenes también sufren el rigor de este flagelo.

Aunque el distanciamiento social y la soledad son diferentes, los investigadores han comprobado su estrecha relación. La falta de interacción social conlleva a la soledad y ambas condiciones afectan significativamente la salud, ocasionando incluso la muerte temprana de los adultos que apenas superan los 50 años. Así lo determinó un estudio de la Proceedings of the National Academy of Sciences. (Fiapam.org).

En 2011 la National Center for Biotechnology Information, publicó el análisis de comportamiento de 8.688 adultos voluntarios en Estados Unidos, a quienes se les calculó el índice de soledad mediante la Escala de UCLA y se determinó su nivel de aislamiento social teniendo en cuenta aspectos de relacionamiento como estado civil, frecuencia de contacto con amigos, familiares y participación en reuniones sociales. Los resultados establecen que tanto la soledad como el aislamiento social ocasionan problemas de presión arterial, elevan los niveles de fibrinógeno y de la proteína C reactiva.

Sin embargo, el periódico británico The Independent, publicó un artículo en marzo de 2015, en el cual destaca que la soledad no es cuestión estrictamente de los adultos mayores, sustenta que entre el 20 y el 80 por ciento de los adolescentes en Inglaterra aseguran sentirse solos con frecuencia. También precisa que una de las razones por las cuales este fenómeno es cada vez más común es la dependencia a la tecnología, lo cual ha hecho que nuestras relaciones sean cada vez más superficiales y menos gratificantes.

En marzo del 2019, la revista Forbes, reveló diversos hallazgos obtenidos mediante encuestas y estudios realizados por fuentes confiables como The Economist, la Kaiser Family Foundation, la BBC, entre otros, cuyos resultados reflejan esta creciente problemática tanto en adultos como en jóvenes en diferentes naciones.

Teniendo en cuenta los resultados y fechas de los estudios antes mencionados, podemos concluir que el aislamiento social y la soledad no son consecuencias exclusivas de la actual situación sanitaria que vive el mundo a causa del Covid-19, y que dicha realidad ha crecido silenciosa y progresivamente desde hace varios años, afectando diversas generaciones en todas partes del mundo.

Veamos lo que sucede en Colombia

En octubre 2009, la Universidad de la Sábana, hizo una publicación que alertaba sobre el incremento de la soledad en la población adolescente y nombra algunas de sus causas: “Aumento de las familias monoparentales; aumento en el número de personas que desean vivir solas y el aumento de las demandas sociales que implican el aislamiento”.

Por otra parte, en el 2018, Portafolio reveló una serie de datos estadísticos y estudios cuyas cifras y hallazgos demuestran que gran parte de la población de la tercera edad en Colombia, además de sufrir de soledad y abandono, no cuenta con políticas claras para su protección por parte del Estado. Esta situación debe ser una prioridad para el gobierno, ya que el aislamiento y la soledad afectan directamente la salud pública. No obstante, considero que nosotros, los ciudadanos del común, también estamos en la capacidad de proporcionar ideas e impulsar proyectos desde nuestras áreas de conocimiento que permitan mitigar esta problemática.

Tanto el diseño como la arquitectura tienen el poder de generar entornos que estimulen la interacción social; vale la pena consultar referentes internacionales que han avanzado en la investigación y desarrollo de proyectos relacionados a este tema y desde ya proponer proyectos de vivienda incluyentes que favorezcan al bienestar y salud de sus usuarios.

Al mismo tiempo, la industria del diseño y la decoración encabezada por los profesionales en estas disciplinas, tiene aquí la valiosa oportunidad de redefinir los espacios existentes y promover a través de ellos la conexión entre ancianos y adolescentes. Por ejemplo; Las casas de los abuelos suelen ser lugares cargados de historia: objetos, texturas, aromas y colores que guardan las memorias de sus vidas y las de sus descendientes. Con frecuencia esto llama la atención de los más jóvenes de la familia, a quienes les interesa conocer sus orígenes y es justo aquí donde el conocimiento de los diseñadores y decoradores se hace indispensable para la creación de espacios que fomenten la interacción multigeneracional.

No obstante, debemos tener en cuenta que los adultos mayores suelen oponerse a los cambios radicales en sus viviendas, por tal razón es indispensable considerar intervenciones sutiles pero estratégicas, para ello podemos contar con insumos como papel de colgadura, alfombras y cortinas, los cuales, gracias a la tecnología digital pueden contener colores, texturas y grafías que complementan la narrativa de los espacios sin modificar su forma.

Vale la pena recordar que según las estadísticas, la fecundidad en nuestro país presenta un descenso histórico, en pocas palabras; Colombia envejece y el 49% de los jóvenes no quiere tener hijos. Por tal razón, se hace indispensable que desde nuestra área del conocimiento y expertiz hallamos diferentes maneras de mitigar la soledad y el aislamiento social una vez volvamos a la normalidad PosCovid. Aunque existen disciplinas especializadas en el manejo de esta situación, intento mediante este espacio promover conversaciones acerca de problemáticas reales que estimulen el pensamiento crítico y la creatividad orientada a la construcción de comunidad, trascendiendo de aspectos estrictamente estéticos y poco accesibles a los cuales suelen estar asociados el diseño interior y la decoración, a plantear escenarios que permitan la inclusión de los componentes funcionales y estratégicos que nuestra disciplina podría aportar.

2 comentarios en “Prevenir el aislamiento y la soledad desde el diseño y la decoración.

  1. Gran Verdad!! Como lo afirmas y es reiterado por varias publicaciones qué también mencionas. Coincido en sentir qué el Ambiente sí define el estado de ànimo, Los colores, la textura y la úbicación de objetos definitivamente apoyan la forma qué percibimos el entorno.
    Gracias por Tu articulo!! Lo compartiré!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s