Pronóstico de color 2021-2022

Los acontecimientos políticos, sociales y culturales, moldean el rumbo de nuestras vidas y el 2020 ha sido un año atípico, en el cual, dichos sucesos se han desarrollado dentro del marco de una pandemia que cambió nuestra cotidianidad: el distanciamiento social se convirtió en un mecanismo de defensa ante una nueva enfermedad, redefiniendo nuestra relación con los demás, los espacios y los objetos; la tecnología ha sido fundamental para el desarrollo de actividades laborales, transaccionales y académicas, pero también una herramienta que ha desdibujado los límites entre nuestra vida personal y el resto de escenarios; las políticas de contención establecidas por los gobiernos a nivel mundial han dejado al descubierto la fragilidad del sistema, poniendo a prueba la capacidad de reacción y la competencia de nuestros dirigentes; y el caos dejó de ser exterior y se instaló en nuestros pensamientos condicionando nuestra conducta.

Las tendencias en color para interiores de la próxima temporada, estarán influenciadas por las sensaciones y emociones de un consumidor que ha establecido prioridades que garantizan su bienestar individual y comunitario: desde la necesidad de reconectar con la naturaleza y la preservación de los recursos naturales; pasando por la creación de espacios saludables y versátiles que favorezcan la permanencia y optimicen el desarrollo de actividades mediante el uso de la tecnología para la comunicación, como aplicaciones de video llamadas e incluso la realidad aumentada para ejercitarse en casa; hasta movimientos colectivos que se interesarán con mayor frecuencia en ejercer control político a sus dirigentes y en las dinámicas de intercambio mercantil local para el fortalecimiento de la economía en la era pos-covid.

Vínculo natural

Durante el confinamiento hemos aportado mayor valor a los momentos de conexión con la naturaleza, el tacto y aroma de la hierba, los recuerdos de las caminatas por senderos ecológicos en los que respiramos aire fresco. Esto nos ha llevado a un despertar. La conciencia ambiental es cada vez más fuerte en nosotros y por esa razón seremos estrictos ante el consumo de productos amigables con el medio ambiente; la economía circular continuará siendo un principio básico para nuestro consumo de bienes y servicios

Límites funcionales

La tecnología ha sido fundamental para el trabajo en casa durante la crisis sanitaria a causa del covid-19. Sin embargo, es esencial establecer límites de espacio y tiempo destinados a las labores que ahora desarrollamos desde nuestras viviendas.

Poder local

El confinamiento y las restricciones de circulación han generado un impacto negativo en la economía, estimulando el surgimiento de iniciativas locales que favorecen la reactivación mercantil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s